Día 1.

La voz suena agria y áspera.

Sabe a recuerdos amargos y vidas destrozadas.

Tiene matiz de locura que ha perdido su rumbo y ha encontrado en mis pasos su camino.

Y el rencor es tan absoluto que parece no tener fin.

La oscuridad es creciente y lo devora todo.

El veneno ayuda, pero cuando su efecto muere yo dejo de estar vivo.

He sangrado por tantas heridas que ahora me he ahogado en mi propia rabia.

No se que es verdad y que no.

Que es un espejismo o un reflejo.

Salta a la vista que estoy perdido. Que la realidad ha perdido su brillo.

He creído ser dueño de mis manos y ellas me han traicionado.

¿Volveré a sentir una caricia mas allá de la piel?

Un calor cercano que borre mis cicatrices. Que perdone lo errores que yo no soy capaz.

Que el tiempo no cambie y las nubes tapen el sol.

Que la sangre cubra mil vidas.

El sudor, la saliva, hedor de un falso amor.

Ni siquiera una falsa explosión de ridícula pasión.

No hay placer.

No ayuda.

Créeme.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s