Mi pecho está abierto.

Y entran moscas.

El dolor lo llena todo y salpica la habitación.

El color es apagado y el aire tóxico.

El veneno queda lejos pero no sus consecuencias.

He perdido la fe, y sólo quedas tu.

He perdido a Dios, y el ha perdido su respeto.

Adrián Sacristán Muñoz. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s